LAYER CAKE DE FRAMBUESAS CON CREMA DE QUESO SUAVE


Ésta es la tarta que hice éste año para mi madre por el día de su cumpleaños. Quería hacer una tarta muy muy dulce y que visualmente fuera bonita, ya que era para mi madre.
Así que estuve dando vueltas al asunto y opté por una tarta a mi manera, osea, cogiendo ideas de un lado o de otro pero luego haciendo lo que me apetece.

Opté por un bizcocho genovés que tuve que hacer en el mismo molde dos veces, ya que no tenía dos moldes iguales, así que tuve que medir la masa y hacerla en dos veces, cosa que me da un poco de rabia porque no me gusta malgastar la energía del horno (a ver si me hago con moldes del mismo tamaño).

Lo quería especial, así que decidí teñirlo de color cosa con los colorantes. Hacerlo en dos tandas tampoco es bueno porque uno puede quedar cuajado y el otro no, uno más tostado que el otro, más grande ....y lo que interesa es que sean exactamente iguales, pero aunque se tengan el mismo tiempo en el horno, la temperatura del mismo entre el primer y segundo bizcocho nunca es exactamente igual.

La crema me costó mucho dar con lo que quería, normalmente éste tipo de tartas, conocidas como layer cake (tarta en capas) llevan una crema llamada buttercream (que no me gusta mucho porque tiene muchíiiiiiiiiiisima mantequilla y sabor a mantequilla, al menos para mi gusto) o pueden llevar crema de queso (que normalmente es tipo Philadelphia y que tampoco me convence porque sabe un pelín agrio para un postre que se supone tan dulce), así que hice una mezcla de queso Mascarpone, que es muy suave, con Philadelphia (2 partes de Mascarpone por cada una de Philadelphia, más mantequilla sin sal y azúcar glass) y así sí dí con la crema que quería.

Y para la decoración decidí que fueran las frambuesas.

Un problema que tuve fueron las altas temperaturas del mes de agosto, el transporte desde mi casa a casa de mis padres y la fragilidad de las cremas, que en cuanto las sacas de la nevera tienden a perder su consistencia y se bajan un poco, escurren hacia abajo, así que la apariencia de la tarta es bastante peor que cuando la tienes en casa y bien fresquita, pero bueno, aún así estoy muy contenta con el resultado, para ser mi primer layer cake me doy por satisfecha.

Eso sí, los chicos dijeron que el bizcocho tendría que haber estado remojado en algún almíbar para estar un pelín más jugoso, mientras que las chicas dijimos que así estaba perfecta. No sé, cuestión de gustos...






INGREDIENTES:

Para el bizcocho:

8 huevos.
250 gr de azúcar glass preferiblemente.
250 gr de harina.
1 sobre levadura.
esencia de vainilla o fresa, ya que ésta tarta va a ser de frambuesa.
1 pizca de sal.
mantequilla.
En mi caso usé también colorante Wilton rojo del que uso para teñir el fondant. (Rojo pero en contacto con el amarillo predominante en la mezcla del bizcocho da un tono rosa fuerte)

Para la crema de queso:

1 paquete de queso Philadelphia, yo usé Philadelphia light pero el normal vale.
2 paquetes de queso Mascarpone, viene en formatos de unos 200 gr.
4 tazas de azúcar glass.
150 gr de mantequilla sin sal.


Frambuesas (150 o 200 gr) y hierbabuena.

PREPARACIÓN:

Para el bizcocho:

Separamos las claras de las yemas.
En un bol ponemos las yemas con el azúcar glass, lo removemos mucho hasta que las yemas queden pálidas, casi blancas con el contacto del azúcar.
A continuación les añadimos la harina y la levadura tamizadas, tamizadas es como coladas, hay aparatos especiales para tamizar pero con un colador normal las pasas por ahí para que no hay grumitos y ya está. Mezclamos las harinas con las yemas y el azúcar.
Montamos las claras, si es posible con robot o batidora de varillas, si no con varillas de forma manuela o un tenedor (aunque así se tarda muchísimo).
Mezclamos, con una lengua, las claras en el resto de la masa. Los movimientos deben ser lentos, de abajo hacia ariba, intentando que no se nos bajen las claras. Añadimos la esencia (y el colorante, si lo vas a usar
 ) y removemos despacito pero bien.
Si tienes dos moldes has de separar la mezcla en dos y repetir el siguiente paso, horneando juntos los bizcochos.

Untamos los dos moldes con un poco de mantequilla y después espolvoreamos de harina, para que luego desmolden bien.
Precalentemos 10 min el horno a 180 º y metemos los bizcochos.
Dejamos unos 25, aunque siempre hay que meter un palillito para ver si está bien cocinado por dentro, si el palillo sale limpio es que ya está, si sale con masa pegada es que le falta cuajarse por dentro.

Dejamos en los moldes 10 min y luego desmoldamos, si es posible los colocamos boca acajo y en unas rejillas.

Para la crema de queso:

Poner la mantequilla fuera de la nevera durante unas horas, necesitamos que quede blanda, pero no vale derretirla en el micro.
Una vez reblandecida la mezclamos con el resto de ingredientes, mejor mezclarlos a mano, una vez bien mezclados meter en la nevera varias horas, cuanto más dura quede la crema más fácil es luego de trabajar con ella.

Una vez frío los bizcochos montamos la tarta.

Ponemos uno de los bizcochos, después una tarcera parte de la crema aprox, ponemos la otra capa de bizcocho encima y más crema por encima y alreddor de toda la tarta, puedes ayudarte de una espátula y ten cuidado con la temperatura, la crema se cae muy fácil si hace mucho calor.
Decora con frambuesas y hierbabuena.

Entradas populares