STEAK TARTARE

Desde hace unos meses éste es un plato que hago mucho.
Lo comí éste verano en el restaurante Castellana 8 de Madrid y, desde entonces lo preparo un montón de veces.

La receta que hago es a mi gusto y gracias al detector de sabores que tengo en la boca y que hace que, cuando como algo distinto, se ponga el detector en marcha a intentar averiguar los ingredientes del plato en cuestión.

Sé más o menos con qué se suele marinar el steak tartare pero también sé que el que probé allí y tanto me gustó, llevaba mostaza, limón, pimienta y tabasco.

Así que os lo aconsejo porque es un plato muy fácil de hacer, la única complicación es la de cortar la carne, así que imprescindible un buen cuchillo y muy afilado.

Pues por aquí os dejo la foto, malísima foto por cierto, pero es que compré un objetivo nuevo y aquel día no me daba más que problemas, no había forma de sacar buena luz (ni buena foto), así que hay que echarle un poco de imaginación, pero de verdad que está bueníiisimo y merece la pena probarlo.



INGREDIENTES:

1 filete de solomillo de ternera, de unos 100 o 150gr.
Unas gotas de zumo de limón.
Pimienta negra molida.
Sal.
1 cucharada pequeña de mostaza de Dijon.
Unas gotitas de tabasco, ésto es opcional.
Aceite de oliva.
Alcaparras, pepinillos y cebolla muy muy picados, ésto también es opcional. Yo en éste caso sólo le puse alcaparras, que le dan un toque muy especial. También he visto en algunos sitios que le añaden una yemita de huevo. Con huevo no lo he probado pero seguro que queda muy ligado y más cremoso.

PREPARACIÓN:

Quitar a solomillo todas las telillas o venitas que veamos. Es un tipo de carne que no suele tener muchos nudos pero por si acaso, quitamos con el cuchillo todos los restos que pueda haber.
Cortamos la carne muy muy picada, con un cuchillo muy afilado y en trozos lo más pequeños que podamos, la idea es que quede casi como una carne picada a máquina pero hecho con cuchillo y con paciencia todo de forma manual.
Cuando tengamos la carne la reservamos.
En otro recipiente ponemos el aceite de oliva, la sal, la pimiemta, el tabasco, la mostaza y el zumo de limón. Si has decidido echar alguno de los ingredientes opcionales éste es el momento. Se remueve todo muy bien y añadimos la carne.
Mezclamos todo y servimos.
Se pueden poner tostaditas para acompañar o ensalada.
Se tiene que tomar nada más hacerlo, al estar cortada así la carne se airea y llena de bacterias al contacto conn el aire y se estropea con facilidad, así que aconsejo que sea un plato para comer casi en el momento y no dejarlo demasiado tiempo, aunque sea en la nevera. Además mejor comer sin refrigerar después de hacerlo.

Entradas populares